¿Cómo emprender en el mundo digital si soy un profesional de la salud?

emprender en el mundo digital si soy un profesional de la salud

Sobre que hablamos

Estamos viviendo un cambio singular en la forma en que nuestros pacientes acceden a los servicios de salud en el mundo. Cada vez más la penetración de internet y las aplicaciones digitales se hace mayor en el campo de la salud, por esta razón se hace también necesario un cambio en la mentalidad de los profesionales de la salud.

Durante mucho tiempo ha existido una resistencia a cómo las tecnologías de la información intervienen en la relación médico paciente, muchas veces aparece la interrogante sobre la veracidad de un diagnóstico adecuado sin la claridad de un examen físico adecuado.Pero esto aplica principalmente para aquellas intervenciones que son de tipo diagnóstico.

Nuestra educación como médicos ha estado siempre ligada al tratamiento de la enfermedad más que a la promoción de la salud y es en esta última donde las Tecnologías de la Información y Comunicación (TICs) pueden jugar un papel fundamental.

Además puede dar a los profesionales de la salud una alternativa para salir del ciclo laboral como empleados e iniciar su propio emprendimiento.

Sin lugar a dudas el emprendimiento y los procesos administrativos han sido una deficiencia clara en la formación académica de los médicos, pues no se nos enseñan estas temáticas y nos condicionan o preparan para una vida laboral que está ligada a las instituciones prestadoras de servicios de salud (IPS).

Si bien existe la opción de constituir una IPS donde seamos nosotros los emprendedores, la inversión y las barreras político-administrativas hacen que esto sea un camino largo y muchas veces frustrante.

¿En que debería emprender entonces  un profesional de la salud?

Tal vez una de las primeras opciones que surgen cuando un médico o un profesional de la salud aspira a emprender es la consulta particular. Dicho de otra manera “montar su propio consultorio”. Nos es que sea una mala idea, sin embargo, como nuestra formación carece de los conocimientos antes mencionados, el destino final generalmente es el fracaso. No porque seamos malos profesionales o porque esto no sea un camino viable. Sino por la falta de una estructura organizacional, la falta de experiencia y pericia a la hora de captar a los pacientes.

Montar un consultorio va más allá de la infraestructura o del servicio de consulta que podamos ofrecer. Es necesario crear un factor diferenciador y aplicar estrategias de gestión administrativa y marketing que nos permitan ganar visibilidad.

Pensarás que esto se puede solucionar contratando a una empresa o persona dedicada a ello y si bien pueden hacer un buen trabajo muchas veces el enfoque no es el correcto pues ellos piensan sólo desde la parte de marketing, cuando debe haber una correlación hacia la parte médica.

Pero la consulta particular no es la única forma en la que un profesional de la salud puede emprender y acá incluyo a todas las profesiones pues cada una tiene algo que aportar y convertirlo en una oportunidad de negocio.

Los productos digitales tales como libros, clases o cursos pueden ser una oportunidad valiosa y aún con poca competencia en nuestra rama. En este punto pueden entrar dudas como el hecho de competir con las universidades o quienes van a comprar tus productos digitales, pero la verdad es que si bien existe un camino por recorrer, se hace más frecuente ver médicos generales, psicólogos, nutricionistas, deportólogos, especialistas, entre otros, que han dado ese paso hacia lo digital y están creando sus propios productos para ayudar a sus pacientes a mejorar su calidad de vida. 

Es aquí donde podemos impactar de manera efectiva siempre encontrando cuál es nuestro factor diferencial, es decir enfocando nuestra atención a la ayuda de pacientes con una patología o tipos de enfermedad particular, por ejemplo un ortopedista en aliviar los dolores osteomusculares. 

¿Pero y dónde está la vocación?

No por el hecho de encontrar un beneficio ofreciendo nuestro conocimiento y experiencia en las redes sociales o en una teleconsulta estamos perdiendo la vocación como médicos. Si me permiten decirlo estoy harto escuchando a otros profesionales hablar sobre vocación, cuando en la práctica médica se ve la falta de empatía hacia los pacientes, además se la pasan renegando y quejándose de las malas condiciones laborales y los malos tratos del sistema de salud. 

Si bien es una realidad el detrimento de las condiciones laborales la solución nunca será quejarse. Si no te gusta donde estás trabajando, si no estás de acuerdo en cómo hacen las cosas, tienes 2 opciones, te aguantas o te retiras. Si te retiras porque no hacerlo a lo grande creando tu propio producto digital y creando tu propio espacio profesional donde tengas la autonomía en las decisiones y el rumbo que quieres llevar.

¿Cuales son las alternativas?

Algo interesante es que el emprendimiento digital no es excluyente del emprendimiento físico por el contrario es complementario. Es decir que puedes empezar tu consultorio de medicina privada y además apoyar tu consulta con los productos digitales. 

Lo primero antes de empezar a emprender tanto con un consultorio como con productos digitales es el Nicho – Subnicho y Micronicho donde quieres enfocarte. 

Para que entres en contexto SALUD es nuestro nicho también conocido como mercado, es decir, todas las personas que tienen algún interés en salud. Esto es un mundo de gente, todos los días hay alguien preguntando algo sobre SALUD para sí mismo o para otros. Por lo tanto sería muy complejo intentar satisfacer las necesidades de todos y hacerlo bien que es lo importante.

Así que debemos “achicar” el número de personas y esto se logra definiendo nuestro Subnicho y el Micronicho.  Si consideramos SALUD como el nicho podemos enfocar el subnicho en Alimentación y el micronicho en Alimentación para pacientes con Diabetes Mellitus. Este es solo un ejemplo. Pero puedes enfocarte hacia lo que mayor afinidad tengas. Otro ejemplo, sería el manejo del dolor en pacientes con fibromialgia.  

Dirás que para esto necesitas tener una especialidad y si bien los conocimientos universitarios nos guían en el manejo de estos pacientes, vas quedar en el ciclo tratamiento-enfermedad, sin ver que a los pacientes se les puede ofrecer un manejo integral, con cambios en el estilo de vida, o terapias que puede manejar en casa. 

¿Cómo ofrecer los productos o servicios a los pacientes?

La consulta médica es por defecto un servicio así que nuestro mercado espera recibir un elemento de este tipo pero también podemos introducir productos. No me refiero a medicamentos o terapias que sin lugar a dudas forman parte del ejercicio médico. 

Si no a productos como libros, guías y cursos que permitan a los pacientes dar continuidad al manejo en casa y que en conjunto con tratamientos convencionales ayuden al paciente a mejorar su patología y su calidad de vida.

Por ejemplo, en pacientes diabetes se puede ofrecer varios elementos, como un programa dietario, un programa de actividad física, clases para el control y seguimiento de su patología como el uso del glucómetro. Si bien son cosas que pueden encontrar en YouTube o en una búsqueda en internet, debes tener en cuenta que el paciente está confiando en ti y tu criterio. 

Si ofreces estos productos y servicios orientados a mejorar la salud del paciente tendrás más oportunidad de llenar tu consulta, además como estás agregando valor el precio de tu consulta debería ser mayor al de los demás profesionales de tu rama.  

Espero que con esta pequeña introducción puedas tener una idea de lo que puedes hacer en el campo digital desde el área de la salud.  Si tienes alguna duda o comentario déjame saber para orientarte. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.